Estancarse y salir – Stall and get out (English below)

Voy a empezar este blog hablándote de uno de los clásicos cuando has estado dando demasiadas vueltas a una idea (o muchas) y no la pones en el mundo: el bloqueo. Mi propio bloqueo.

Hace no mucho tiempo pasé meses estancada. Poniéndome barreras a mí misma. No estaba sin hacer nada. Al contrario. Hacía muchas cosas. Pero (casi) la única que se enteraba era yo. Y lo hacía sin una dirección clara. Dándole vueltas y vueltas a las cosas sin acabar de poner nada de lo que pensaba en práctica. Parálisis por análisis.

¿Qué me pasaba?

Pues que dejé de hacer algunas rutinas saludables relacionadas con la creatividad que me había acostumbrado a hacer. Y, además, me estaba forzado de nuevo a hacer otras cosas que realmente no quería (los “debería”). Resultado: recrudecimiento del insomnio. ¿Por qué? Al llegar la noche me sentía insatisfecha porque el día no me había gustado nada.

El escribir por las mañanas, conforme me levantaba, me servía para despejar mi mente y enfocar la energía. Y, de repente, dejé de hacerlo.

Error.

Esta fue solo la primera de las buenas costumbres que empecé a perder. Ni siquiera recuerdo exactamente cómo fue. Surgió un problema familiar importante y pensé que ya no había tiempo para escribir estas páginas matutinas. Entonces apareció lo del COVID y sentía que ante una situación social tan grave lo que yo pudiera decir no tenía ningún sentido.

También volví a comer de forma desordenada. Y antes de que me diera cuenta, me encontraba físicamente peor. ¿Cómo es posible que volviera a lo que ya me había pasado otras veces y parecía tener ya bajo control?

La respuesta era fácil. Es posible porque es lo más probable. Nuestras tendencias naturales son tozudas. Ya sabes que el camino de enfocar tu vida de una forma más creativa para vivir más acorde a tu esencia no es una línea recta. Sabemos que es casi inevitable dar alguna vez un paso atrás. Es obvio, pero a menudo no tenemos la suficiente paciencia con nosotros mismos. Nos desesperamos.

En este estancamiento “creativo” empecé a podar o directamente borrar todo lo que había escrito y grabado. ¡Y lo poco que dejé lo puse en privado! Así que nadie ha podido conocer el blog hasta ahora. Hoy lo voy a publicar finalmente con el compromiso de no borrar nada. Quizás en unos meses no esté conforme con lo que escribí en un determinado día. Pero ese era mi punto de vista en ese momento. La vida es evolución.

Como te he dicho antes, durante este hueco temporal del que te hablo no estuve sin hacer nada. Me formé en marketing digital y personal branding. Quería hacer algo a través de internet. En uno de estos cursos, el profesor conoció parte de mi historia y me recomendó que escribiera sobre mis experiencias. Le dije que ya lo estaba haciendo, en un blog. Le envié algunas de las entradas que tenía escritas en privado y me sugirió que escribiera un libro sobre estas vivencias. Algunos familiares llevaban tiempo diciéndome lo mismo, así que decidí dejar de darle vueltas y pasar a la acción. Publicarlo, y no mirar atrás.

Cuando lo publique lo incluiré en una pestaña de esta página.

Así que ya ves, por diversas cuestiones personales saboteé mi trabajo.

Pero a diferencia de lo que me había pasado otras veces, esta vez enderecé mi rumbo antes. Me puse en marcha. Primero quería acabar de escribir el libro. Lo tengo terminado y pronto lo publicaré. Una vez que he concluido este proyecto, voy a ir dando entrada en el blog a todo lo que tenía escrito sin publicar. Es una pena que todo el trabajo que había hecho quede en la sombra de un cajón.

Te cuento esto para que veas que es normal tener momentos de estancamiento y dudas. Pero que estos no tienen por qué durar eternamente. Y, además, muchas veces sirven después para sacar algo en claro.

En mi caso, cuando ha aparecido el autosabotaje, mi tendencia natural es a la dispersión. Pierdo el foco y acabo por no terminar nada de lo que empiezo. ¡Qué mejor forma de sabotaje que trabajar mucho y no permitirte que nada de lo que haces vea la luz!

Esta “exquisita” forma de sabotaje tiene mucha relación con mi tipología de personalidad: número 7 en el eneagrama y E/I NFP en MBTI (soy una “ambivertida”, 1% E). Si tú tiendes a otros patrones de conducta quizás tu forma de sabotearte sea diferente. Pero seguro que tienes alguna que aparece cada vez que te encuentras mal, sea por algún motivo externo o emocional.

Aunque esta tendencia natural siempre estará ahí, no quiere decir que me haya resignado. Al contrario. Con el tiempo he conseguido gestionarla mejor. He reenfocado mi “multiapasionamiento” de forma que se ha convertido en una fortaleza para mí. Es algo que en realidad me beneficia.

Si ahora mismo estás en uno de esos momentos de estancamiento, no te desesperes. Como ves, no eres el único. Y sabes que, al final, te las acabarás arreglando.

Para ti 😉

¿Qué primer paso crees que puedes dar para volver a sentirte capaz de eso que quieres hacer? En mi caso, voy a retroceder un poco y publicar las entradas que tenía escritas. ¿Y tú? ¿Eres consciente del momento en el que volviste a dudar sobre ti mismo y por qué?

                    (MY)ENGLISH VERSION 

Stall and get out

Not long ago I spent months feeling stuck. I was putting barriers on myself. I was not doing nothing. On the contrary, maybe I was doing too many things. But (almost) the only one who knew about it was me. And I did it without a clear direction. Turning things around and around without actually putting anything I thought into practice. Paralysis by analysis.

What was happening to me?

I had stopped doing some creativity-related healthy routines that I had become used to do. And besides, I’ve forced myself again to do other things that I really didn’t want to (“the shoulds”). Result: insomnia worsening. Why? When night came, I felt unsatisfied because I hadn’t liked the day at all.

Writing in the morning, as I got up, helped me to clear my mind and focus my energy. And all of a sudden I stopped doing it.

Wrong.

This was only one of the good habits that I began to lose. I don’t even remember exactly how it was. A major family problem came up and I thought there was no time to write these morning pages. In addition, the COVID issue appeared and I felt that what I could say did not make any sense.

I also went back to eating disorderly. And before I knew it, I was physically worse. How is it possible that I would go back to the same thing?

The answer was easy. It was possible because it is the most probable. Our nature is stubborn. You already know that the path to approach your life in a more creative way to live more according to your essence is not a straight line. We know that it is almost inevitable to ever estep back. It’s obvious, but we often don’t have enough patience with ourselves. And we despair.

In this “creative” stagnation I began to cut out everything I had written. And I made it private! So nobody has been able to know the blog until now. Today I am going to publish it and I promise no to delete anything. Perhaps in a few months I will not be satisfied with what I wrote on a certain day. But that was my point of view at that time. Life is evolution.

As I have told you before, during this temporary gap that I am talking about, I was not doing anything. I was trained in digital marketing and personal branding. I wanted to do something on the internet. In one of these courses, the trainer knew about part of my story and he recommended that I write about my experiences. I told him I was already doing it, on a blog. I sent him some of the entries that I had written privately and he suggested that I write a book about these experiences. Some family members had been saying the same thing to me for a long time, so I decided to stop thinking and take action. To publish it and don’t look back.

When I publish it I will include it in the tab: books & audiobooks.

So you see what happened to me, I made self-sabotage.

But unlike what had happened to me before, this time I straightened my course earlier. I got going. First, I wanted to finish writing the book. I have done it. I will publish it soon. Once I have finished this project, I will be posting here everything that I had written in private. It’s a shame that all the work I had done remains in the shadow of a drawer.

I tell you this so you can see that is so normal to have stagnation and doubt moments. But they don’t have to last forever.

In my case, when self-sabotage appears, my natural tendency is to scatter. I lose focus and end up not finishing anything I start. What better form of sabotage than to work hard and not let anything you do see the light of day!

This “exquisite” way of self-sabotage has a lot to do with my personality typology: E/I NFP (I’m an ambivert – 1% extroversion) on MBTI & number 7 on the enneagram (struggling to focus energy all the time!). If you tend to other patterns of behaviour, your self-sabotage may be different. But surely you have one that appears every time you feel bad, be it for some external or emotional reason.

Although this natural tendency will always be there, it doesn’t mean that I have resigned myself. Unlike. Over time I have managed to refocused my “multi-passion” in such a way that it has become a strenght for me. I don’t fight against it any more. It is good to me.

If you are, as I have been before, in one of those moments, do not despair. As you can see, you are not the only one. And you know you’ll manage in the end.

For you 😉

What first step do you think you can take to feel capable of what you want to do again? In my case I’m going to post the entries I have written before. Are you aware of the moment when you doubted yourself again and why?

.

6 comentarios en “Estancarse y salir – Stall and get out (English below)

  1. A veces el auto-sabotaje tiene algunas ganancias ocultas… habrá que descubrir cuáles son y si es funcional conservarlas o si sería mejor dejarlas ir para seguir avanzando. Excelente post 👍¡Feliz primer paso!

    Me gusta

    • ¡Qué interesante, Marcela! Me has dejado pensando acerca de esas posibles ganancias…
      En mi caso, creo que muchas veces el enredarme en cuestiones menores (me he dado cuenta de que eran “menores” luego, claro) ha mantenido mi cabeza a salvo del miedo a otros problemas mayores que no está en mi mano resolver.
      Gracias por compartir tu opinión 🙂

      Me gusta

  2. Escuchaba en la radio hace unos momentos a un expolítico decir: “escribo para disipar mis dudas y también para alimentarlas”. Creo que enlaza bien con lo que transmites en este post y en el blog en conjunto 🙂 Así que ¡a disipar y alimentar se ha dicho! Solo así podremos seguir creciendo.

    Me gusta

    • ¡Qué forma tan tremenda de sintetizar lo que nos pasa a muchos al escribir! Gracias por compartirla. Como me entere de quien lo ha dicho… lo voto 😉
      Escribir aclara la mente pero también abre hueco a nuevas cuestiones. Espero leerte más por aquí.

      Le gusta a 2 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s