Indecisión: NO existe la solución “única” – Indecision: There is NO “one” solution

Nuestra sociedad y sistema educativo nos instruyen para pensar que suele haber una mejor solución única.

Esto es posible. Pero no siempre.

Queremos pensar que hay UNA solución que claramente es mejor que cualquier alternativa debido a nuestro anhelo de certidumbre. Por la necesidad humana de mantener la seguridad, de optimizar nuestros recursos y esfuerzos.

Es lógico que así sea, pero supone un límite al pensamiento creativo. Por eso muchas personas al encontrar una posible solución a un problema paran de pensar en otras alternativas posibles, acaso mejores, y se aplican inmediatamente a otros temas. Prefieren no consultar sus asuntos con nadie.

Esto no tiene nada de malo. Y puede ser muy eficiente. De esta forma se orilla la aparición de cualquier tipo de indecisión.

Pero, con esta actitud, es posible que por el camino se pierdan soluciones más completas que hubieran posibilitado las aportaciones de otras personas. Este es el enfoque frente a los problemas que yo prefiero aplicar. Me gusta conocer el punto de vista de los demás. Cuando vas solo, 2+2=4. En el trabajo en equipo, 2+2 pueden ser 5 ó 11.

Por muy experto que sea alguien, no siempre tiene la razón, o la “única” razón. Y cualquier persona, aunque no sea una gran especialista en el tema del que se está tratando, puede hacer una aportación interesante y útil. De cualquier conversación en la que incluso pueda parecer que nos estamos yendo del punto central, puede surgir una idea valiosa. Es el pensamiento divergente…

La realidad tiene infinitos matices. Hay infinitas opciones, al menos tantas como personas haya involucradas en el abordaje de un problema.

Esta apertura hacia las perspectivas de los otros tiene para mí todo tipo de ventajas. Además de que me resulta muy divertida 🙂 Pero se puede volver en tu contra si la llevas al extremo. Puedes abrir tanto tu abanico de opciones que te acabas por asfixiar, en una especie de empacho de intuiciones. Llega entonces la temida (y paralizante) indecisión.

A mí me pasaba esto frecuentemente. Cada vez que encontraba una solución, me venía a la cabeza otra alternativa posible o escuchaba a alguien otra idea que yo consideraba mejor que la que yo tenía… Y eso me acaba agotando tanto mentalmente que me bloqueaba (justo la primera entrada de este blog iba sobre eso, Estancarse y salir). En esos momentos acababa yéndome a pasear por alguna zona verde para despejar la mente. Al final, me sentaba en un banco, libreta y bolígrafo en mano, y empezaba con la lista de ventajas e inconvenientes.

¿Cuál era la mejor opción?

Seguramente muchas eran buenas y tenían también sus puntos ciegos. Pero “la mejor” no sabía cuál era…

Llegaba a casa. Buscaba más información. Y así durante muchos días. En círculo.

¿Qué hacer entonces si te sientes así de indeciso, si llegas a estar paralizado?

Mi sugerencia es que dejes de coleccionar más información. Buscando y buscando más datos, y haciendo más listas de pros y contras no vas a conseguir lo que quieres. Ese dato definitivo que a ti te parece que te hará verlo todo cristalino no va a aparecer. Lo único que estás haciendo es posponer lo que estás evitando: decidir.

Si te quieres sentir mejor y avanzar, no te queda otra que tomar un camino. Nuestro tiempo no es infinito. No podemos vivir dos vidas en paralelo (ó 128).

¡Ojalá! 😉

Hay que decidir.

Cuando ya hayas dado algún paso en esa dirección en la que has empezado a caminar, será cuando puedas tener algo más de certeza sobre la bondad (o no) de la decisión que tomaste. En este nuevo escalón tendrás mejor perspectiva para ver con más claridad. Te sentirás más ligero y pensarás de forma más útil. Tu cerebro volverá a ponerse a tu favor y te mandará mensajes más constructivos.

Recuerda que no hay soluciones únicas, perfectas. Decidir siempre implica renunciar a algo. Si estuviera tan claro desde el principio… la decisión ni siquiera sería tal.

Para ti 🙂

¿Estás indeciso en algún ámbito de tu vida? ¿Tienes a “coleccionar” información ? En futuras entradas te contaré algunas de las técnicas (a veces casi cómicas) que a mí me han funcionado ante la indecisión paralizante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s